Pensar como Cristo (Flp 2,5)

En el contexto de los problemas de desunión de la comunidad de los Filipenses (Flp 4, 2-3), Pablo los exhorta a pensar como Cristo (4,2) o que tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús (Flp 2,5). En Flp 2,5 como en 4,2 Pablo emplea el verbo φρονεω que está presente en Flp 1,7; 2,2.5; 3,15.19; 4,2.10. Esto implica, como se deduce de Flp 2,2, el ejercitar la misma estructura mental, tener el mismo amor, el estar unido en el espíritu, el tener la misma mente  (Rm 12,16; 15,5; 1Cor 1,10; 2Cor 13,11; Flpe 1,27; 4,2). Esta unidad en la mente (Flp 2,5) implica seguir el ejemplo de servicio de Jesús (Flp 2,6-8) y de su humildad al considerar a los otros más que a uno mismo (Flp 2,3), tal como Jesús no se consideró igual a Dios (Flp 2,6) sino que se abajó a si mismo (Flp 2,8). El mismo verbo φρονεω se utiliza en Flp 3,15 y 3,19. En 3,15 los creyentes deben pensar con su intensión focalizada en las cosas de arriba:  Así que todos los que somos perfectos, tengamos esta misma actitud (3, 10-11.14. 20-21); y si en algo tenéis una actitud distinta, eso también os lo revelará Dios; Esto en contraste con los enemigos de la cruz de Cristo (3,18) para quienes Pablo en 3,19 les reserva la referencia a κοιλια (estómago), esto es una imagenq ue hace referencia a los placeres (Rm 16,18; 1Cor 6,13). Es decir, estos enemigos sólo persiguien los placeres, la glotonería, todo lo que se representa por los banquetes de la elite. En contraste a los creyentes esperan en el cielo (Flp 3, 20-21), estas bestias serán destruidas junto con sus esmeros terrenos y sus afanes materiales (Flp 3,19). Al igual que en Rom 12,2; 1Cor 2,9-10 y Col 3,2 el apóstol señala que el verdadero creyente en Jesús vive no para satisfacer sus pasiones animales, sino a la luz de la esperanza eterna y la recompensa en Cristo.  Para más detalles: The mind of the Spirit, pos10854-24278.